.:ULTIMALETRA ES IMAGEN:.

Por Luis Rubén Maldonado Alvídrez

 

Las redes sociales tomaron un lugar prioritario en las estrategia de comunicación política, a raíz de la campaña presidencial del 2012, que perdiera Andrés Manuel López Obrador, con su grito y llano de mal perdedor, que siempre lo ha caracterizado.

 

Durante la misma campaña, el PRD y los partidos que respaldaban la candidatura de AMLO, se adueñaron de las redes sociales, gracias a la utilización de robots que servían para atacar a los panistas y priistas, sobre todo en twitter. Estos robots son usuarios falsos que funcionan mediante programación para hacer repetidamente una sola acción contra uno o varios usuarios en específico.

 

Los bots llegaron también a Facebook y desde ese entonces, los partidos políticos han intentado organizar a sus jóvenes, en ejércitos de usuarios de redes sociales para posicionar temas o atacar a los adversarios, con la ayuda de los cachirules que son los bots.

 

Desde las redes sociales los bots intentan invisibilizar temas que no le convienen a Andrés Manuel López Obrador, rey de la calumnia y el insulto. Cuyos bots se han convertido en verdaderos vándalos de las redes sociales, incrementando el encono y eliminando la tolerancia y el respeto.

 

Gracias a estos “Pejebots”, el debate en redes sociales es inexistente, lo único que hay es acoso continuo para quienes despreciamos todo lo que representa AMLO.

 

El uso de bots es una amenaza contra la democracia y la libertad de expresión, y que pone de manifiesto que en las redes sociales, los bots incitan a no respetar los derechos de pensamiento y libre manifestación de las ideas.

 

Si usted escribe en twitter o facebook algo en contra de López Obrador, e aparecen 5 mil usuarios falsos (bots) que piensan contrario a mí y comienzan su estrategia fascista de hacerte de desaparecer de dichas redes para no volver opinar algo distinto a lo que ellos piensan.

 

Esto daña terriblemente a la democracia mexicana. Lo vimos durante la campaña del actual gobernador de Chihuahua, Javier Corral, quien construyó su proyecto polírico, al lado de empresas que le fabricaron bots para hacer lo que más le gusta: insultar, desprestigiar.

 

Aunque menciono el contexto de las campañas políticas, lo vemos en otros rubros, y estas prácticas de Morena, son características asimismo de regímenes autoritarios.

 

Los bots, también son una industria de servicios de cuentas falsas al servicio de políticos y  grupos relacionados al poder político.

 

Los bots son robots sustentados en software que reproducen ciertas etiquetas o hashtags para lograr que un tema sea visible para el resto de la comunidad en Internet, y provocan que otros usuarios los reproduzcan para convertirlos en trend topic, o tendencia.

 

Este tipo de maniobras buscan hacer prevalecer solo una visión en las redes sociales e invisibilizar la opinión de los usuarios que opinan distinto, en este caso a Morena y López Obrador.

 

Así que, a casi una década de uso constante de las redes sociales en campañas políticas, los bots comienzan a salir al debate público como una amenaza real a la libertad de expresión y a la democracia mexicana, además de ponerlos en el radar de muchos mexicanos, quienes pudieron ver en las más recientes campañas políticas, que el uso de bots es la tiranía del aplauso grabado.

 

ULTIMALETRA

El pasado 30 de mayo hubiera cumplido años. Lo extrañamos mucho y nos hubiera gustado celebrarlo con sus taquitos de papa de Los Paraditos Bras y con una Corona de media. Muchas felicidades, Ramiro Alvídrez Frías. Un abrazo, abuelo, hasta donde esté.

luisruben@plandevuelo.mx