Contar historias en las elecciones

 

Por Gerson Hernández Mecalco*

La política no es solo gobernar; la política es comunicar a través de contar historias. Cada semana una querida amiga me recuerda que la niñez nos enseñó algo fundamental; nuestra vida está marcada por historias de nuestra infancia; a lo que agrego que “amamos que nos cuenten historias”. Los seres humanos somos adictos a las historias que conmueven, enganchan, generan empatía y descargan emociones. ¿A 96 días de la elección presidencial, cuántas historias nos contará Meade, Anaya, López Obrador y Zavala? El próximo viernes santo comenzarán a difundirse 26.9 millones de spots, ¡vaya que será un viacrucis sino se generan contenidos divertidos y empáticos!, pero mejor vamos por partes:

Spots presidenciales. En total habrá más de 12 millones más de spots en comparación con la elección presidencial de hace seis años; ya que desde septiembre de 2017 (precampañas, intercampañas y campañas) sumarán 56 millones, contra 44 millones en 2012. ¿Qué comunicará López Obrador en sus spots? Comenzará con un formato de monologo con la frase: “Estamos arriba en las encuestas”, ósea ya habla como presidente e invita “rejpetuajamente” a votar por los candidatos de Morena al Congreso. Anticipa una realidad, para echar abajo las reformas educativa, energética y las que se acumulen de aquí al día de la elección o anunciar la expropiación de tierras -que de verdad no falta nada para que lo comunique; aunque sea imposible de hacerlo y le aplaudan-; necesita el voto del Poder Legislativo; y de más de 16 congresos locales. En otras palabras ¿le teme al consenso?, tal vez porque ¡no tiene ninguna experiencia legislativa! o ¿Por qué no le gusta negociar? Ya veremos dijo el ciego y como dicen los que saben “del plato a la boca se cae la sopa”.

Meade y Anaya. El candidato priista es el único que interactúa con jóvenes y cuenta una historia cercana a los millenialls; a quienes les presume que sabe inglés, que luchará contra la corrupción y que la única mancha que tiene es la del vitíligo. Las manchas de #YoMero han provocado que lo comparen con el personaje de la caricatura Leono “señor de los thundercats”. En otro hace un giño al magisterio y subraya “la verdad es que los maestros es de lo mejor que tenemos en México”, aunque René Fujiwara apoye a AMLO. Anaya utiliza la reputación del hijo de Luis Donaldo Colosio, Xóchitl Gálvez, el jefe Diego, Macera y otros; para que hablen bien de él. El joven maravilla de la comunicación nos quedó a deber ya que la frase “de Frente al futuro” da para contar más historias; que solo mirar a cuadro a políticos aburridos. En otro spot presenta imágenes de la tecnología y la Cuarta Revolución Industrial; no es la primera vez que lo hace; el siguiente paso es materializarlo en historias de la vida real; porque si no, queda la impresión de que está dando una clase en un instituto o feria de tecnología .

¿Por qué somos adictos a los sucesos? Se pregunta Amelia Castilla en El País este fin de semana. “Los crímenes enganchan y conmueven como ninguna otra historia. Generan empatía y producen una descarga emocional colectiva. El fenómeno no es nuevo. Los trovadores cantaban en los romances de ciego las muertes más truculentas de pueblo en pueblo mucho antes de que los sucesos ocuparan masivamente las portadas de los periódicos o abrieran los informativos de televisiones y radios. El crimen y la violencia forman parte de nuestro ADN. La muerte de un niño o la violación y asesinato de una adolescente secuestrada en plena noche multiplican casi un 40% las audiencias. Internet ahora nos permite seguir en tiempo real la investigación y las consecuencias de un crimen, tocar prácticamente a esa madre que llora desgarrada por la pérdida de un ser querido”. En fin las historias negativas nos atrapan a más de uno, pero en campañas electorales estas historias deben generar miedo o esperanza; con un toque de fantasía, solamente estos dos sentimientos importan.

Hace unas semanas durante su discurso al recibir el Óscar a mejor película, el cineasta Guillermo del Toro sintetizó todo lo anterior: “Todos los que sueñan usar la fantasía para contar historias, lo pueden hacer”, entonces la pregunta será ¿quién de los candidatos a la Presidencia contará las mejores historias con fantasía, pero también con los cómo?, ¿por qué no nos cuentan cómo serían sus primeros 100 días de gobierno? #Jap

 

*Académico de la FCPyS-UNAM, IPN, UIA y consultor político @gersonmecalco