Para evitar convertirse víctima de personas fraudulentas, la Dirección de Seguridad Publica Municipal exhorta a los ciudadanos a poner especial cuidado en el manejo de billetes de alta denominación, pues hace días agentes municipales aseguraron 9 de ellos apócrifos a un par de sujetos fuera de un cajero al norte de la ciudad.

Si bien, según registros de la dependencia municipal, esto no es un problema recurrente, es importante seguir ciertas recomendaciones y revisarlos al momento de realizar transacciones con billetes que parezcan dudosos o diferentes a los auténticos, pues existen medidas de seguridad que son evidentemente detectables a primera vista. Las denominaciones que son mayormente falsificables son las de 100, 200, 500 y mil pesos.

Cabe señalar que realizar transacciones con este tipo de papel constituye un delito federal que se castiga con cárcel o altas penalizaciones, por ello ante la duda es mejor solicitar ayuda en alguna institución bancaria para que analicen el papel moneda y, en caso de detectar a personas fraudulentas, puede reportarlas a la línea de emergencias 9-1-1.

Si tiene dudas sobre la autenticidad de los billetes:

  • Realice una línea con un marcatextos especial y si resalta el color, posiblemente se trate de uno apócrifo.
  • Observe a contraluz las marcas de agua e hilos en tercera dimensión que atraviesan el billete. Estos suelen cambiar ligeramente de color al girarlos. Los apócrifos no cuentan con ellos.
  • Los billetes falsos no cuentan con relieves o bordes en algunas partes, fácilmente perceptibles con la yema de los dedos en los originales.
  • Los contornos de las figuras son burdos y poco definidos en los apócrifos.
  • El papel con que se falsifican es de baja calidad y pareciera más una fotocopia a color.
  • El tamaño de los billetes apócrifos suele ser ligeramente más pequeño que los auténticos.