.:ULTIMALETRA ES IMAGEN:.

 

En el estado de Chihuahua tendremos elecciones para renovar la gubernatura, los ayuntamientos, congreso local y hasta la oportunidad de conocer a los diputados federales quienes, una vez que ganaron de la mano del prejidente, jamás volvieron a la entidad que dicen representar.

 

Como en toda elección habrá calificativos al por mayor: para ensalzar y para destruir. Habrá ataques y contraataques. Habrá muchas promesas y reclamos. Pero también habrá mucho peligro, especialmente para todas aquellas mujeres que quieran ser candidatas a cualquier puesto de elección popular.

 

En Chihuahua desde 2016 no deja ser parte del top ten de los estados más peligrosos para la mujer, entonces sí hay impunidad para los crímenes mas atroces contra niñas, adolescentes y mujeres, lo único que podemos esperar para el proceso electoral de 2021 es violencia contra todas aquellas candidatas sin importar colores de partido.

 

Si no para la violencia en las calles, ¿por qué ha de parar en el ámbito electoral?

 

Las mismas mujeres han urgido la alerta de género ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos -la primera fue la priista Rosa Isela Gaytán– y desde el Gobierno del Estado sólo se han dedicado a obstaculizar dicho mecanismo con el pretexto de que no ayuda en nada.

 

La omisión también es pecado y corrupción. Entonces, como no la alerta de género no ayuda en nada, la magnífica solución del gobierno estatal es, ¡no hacer nada!

Y como no se ve interés de parte de los más altos niveles del gobierno estatal y federal por hacer algo por defender a las mujeres, hay quienes presumen desde ahorita (tanto en el PAN como en Morena) que su estrategia será “fregar” a las mujeres competitivas desde una regiduría hasta la silla que ocupó Francisco Villa.

 

No es agradable vaticinar esto para nuestro venidero proceso electoral, pero por las vísperas se sacan los días.

 

Que valientes serán las mujeres que decidan participar en lo que será el proceso electoral más violento y peligroso para ellas, sólo por querer dejar de ser espectadoras para compartir causas públicas y las decisiones, tal y como arengaba Eva Perón.

 

 

ULTIMALETRA

Una prueba de fuego será, en próximos días, en el Congreso del Estado, pues hay quienes se oponen a que dos mujeres encabecen tanto la directiva como la Junta de Coordinación Política. Veremos si las legisladoras logran unirse en sororidad.

luisruben@plandevuelo.mx

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here