En un hecho inédito, las mega IT Google (Alphabet), Facebook y Twitterfueron citadas por el Comité de Inteligencia del Senado para que testifiquen sobre la injerencia de Rusia en asuntos políticos de Estados Unidos.

La audiencia será el 1 de noviembre próximo, como parte de la búsqueda de evidencia sobre la manipulación de datos de manera encubierta en la campaña que llevó a Donald Trump a ganar la presidencia.

Lo que las tres tecnológicas tengan para decir se podría adelantar también ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, ya que los legisladores Mike Conaway y Adam Schiff, que encabezan la investigación rusa en esa cámara, anunciaron este miércoles que invitaron a los responsables de Google, Facebook y Twitter a testificar sobre el mismo caso.

Lo que quiere el poder legislativo estadounidense es escuchar la información “directamente de esas compañías”, de “primera mano” y “sin intermediarios”.

Que llamen a la compañía de Mark Zuckerberg no es casualidad. Recientemente, Facebook reveló que por 100 mil dólares, presuntos compradores relacionados con Rusia (esto no está probado), colocaron en 2016 unos 3 mil anuncios que –aparentemente– estaban dirigidos a influir en la elección. Entre esos anuncios había fake news.

Una por una

Facebook entregó ya los detalles de esos anuncios a los investigadores, pero quieren que alguien declare y explique bien de qué se trata.

“De acuerdo con reportes, los anuncios buscaban impulsar a los rivales demócratas y republicanos de la ex candidata Hillary Clinton, así como sembrar discordia entre los estadounidenses de tal manera que se pudiera dañar la base de votantes de Clinton”, publicó AFP.

No es fácil culpar a nadie, ya que la mayor parte de los anuncios de esas cuentas no hacía referencia específica a la elección presidencial de Estados Unidos, ni hablaba de votación ni candidato alguno. “Los anuncios y cuentas parecieron focalizarse en amplificar la división social y el espectro ideológico a través de mensajes políticos, tocando asuntos que van desde temas de la comunidad LGBT a asuntos raciales y de inmigración a los derechos sobre armas”, dijo Alex Stamos, director de la Oficina de Seguridad de Facebook.

Por su parte, Alphabet viene negando desde hace meses que su plataforma (Google) haya sido utilizada para una campaña rusa para influir en la elección de Estados Unidos.

Twitter es la que peor sale de todo esto ya que viene siendo calificada como un espacio ideal para las cuentas falsas con noticias que permitieron que las supuestas operaciones rusas bombardearan con tuits políticamente divisivos y anti-Clinton.

 

POR PABLO PETOVEL/PUBLICADO EN MERCA 2.0