.:ULTIMALETRA ES IMAGEN:.

Por Luis Rubén Maldonado Alvídrez

En el estado de Chihuahua, esta semana que concluye estuvo repleta de acontecimientos funestos, como el cobarde asesinato del director de seguridad pública del municipio de Cuauhtémoc, Efrén Peñaflores y su acompañante. Este lamentable hecho, fue el inicio de otros menos desafortunados que en verdad exhiben la miseria mental de una clase política que no respeta ni la muerte.

 

A minutos de haberse confirmado la muerte de ambos personajes, el dirigente estatal del Movimiento de Regeneración Nacional Martín Chaparro salió con un boletín de prensa para responsabilizar al gobernador Javier Corral del atentado contra Peñaflores y su escolta. 

 

Lo cual es bastante delicado e irresponsable. 

 

Ante ese posicionamiento del Profe Chaparro, le haría las siguientes preguntas: 

 

Si para Morena en Chihuahua la muerte del director de seguridad pública de Cuauhtémoc es culpa de Corral, ¿entonces están asumiendo que las de Moreno Valle y su esposa, así como del activista contra la termoeléctrica en Morelos sí son culpa de AMLO?

 

Si usted en su boletín dice que: “Este atentado es ya el colmo de la indolencia de Javier Corral respecto a la seguridad de sus gobernados”, ¿entonces qué significa para usted que el inicio de la ‘cuarta transformación’ sea el más sangriento de la historia, incluso peor que en los tiempos de la ‘guerra de Calderón’ que ustedes tanto criticaron?

 

Además agrega: “Responsabilizamos al Gobierno del Estado por la inseguridad que se vive en Cuauhtémoc. Cualquier atentado en contra del gabinete de la administración municipal y del propio alcalde Carlos Tena, caerá bajo responsabilidad del Javier Corral”, ¿Y toda la gente que vive aterrorizada en Cuauhtémoc no es entonces responsabilidad de Carlos Tena? ¿No es acaso responsabilidad de AMLO todo lo que pase en el país, incluida la muerte de una gobernadora en funciones? 

¿No está raro que 90 días del inicio de la administración de su líder dos opositores a sus proyectos hayan muerto? 

 

Y remata: “Nos preocupa este atentado, es ya el colmo de la indolencia de Javier Corral respecto a la seguridad de sus gobernados”, ¿y la violencia con la que se conducen militantes simples como Fernando Tiscareño quien esta semana se hizo de los servicios de un tercer para amenzar vía telefónica al diputado federal Alan Falomir, a decir de él, por instrucciones de Yeidckol Polevnsky?

 

¿Eso no le merece ningún comentario? 

 

¿O simplemente con su silencio avalará las conductas de Tiscareño y de otros tantos desconocidos miliantes que constantemente incitan a la violencia física y verbal a quienes opinan diferente del tlatoani Andrés Manuel? 

 

La soberbia es la peor consejera. 

 

Sólo recuerde que con la vara que ustedes miden a Javier Corral, serán medidas las autoridades emanadas de MORENA en Chihuahua y todo México. 

 

Ojalá y los diputados federales de MORENA se placearan por Chihuahua para difundir resultados de su gestión, porque salvo Yako Rodríguez, los demás no volvieron ni a dar las gracias. 

 

 

ULTIMALETRA 

En el caso de la jovencita agredida sexualmente en la Deportiva, fue lamentable el desempeño de la Universidad Autónoma de Chihuahua, el Instituto Chihuahuense del Deporte y la Secretaría de Cultura. Nos quisieron ver la cara a todos, con un debate inútil y hueco, sobre las delimitaciones que le corresponden a cada uno. Para la gente toda esa área es conocida como “la deportiva” y tienen años siendo muy insegura, ¿qué no sería mejor que el gobierno del estado tuviera elementos propios cuidando ese importante espacio? 

luisruben@plandevuelo.mx