.:ULTIMALETRA ES IMAGEN:.

Por Luis Rubén Maldonado Alvídrez

 

 

Hay una parte de la humanidad tan ruin que parece increíble que sea real; no le importa lo que suceda, su egoísmo permanece intacto y sólo piensan en mantener firme su estrategia para lograr el objetivo planteado con anterioridad. Esos seres tan deleznables se han pasado por el arco del triunfo la tragedia suscitada en la Ciudad de México y otros estados del centro del país, tras el sismo del pasado 19 de septiembre.

 

Este terremoto ocasionó cientos de muertes y 250 mil damnificados sólo en la Ciudad de México, en zonas como Xochimilico, Narvarte, Condesa, Del Valle, entre otras. Mucha gente perdió todo en segundos y ahora se encuentran ante la problemática de no tener techo e incluso lugar de trabajo, ya que también muchos de ellos fueron afectados.

 

El presidente Peña Nieto ha estado presente y ocupado en cada paso de la tragedia reciente y la del 7 de septiembre. En doce días hudo dos grandes movimientos telúricos que muchos esperaban desataran una crisis institucional, suponiendo que el gobierno federal no tendría respuesta inmediata, ni acciones contundentes y mucho menos daría la cara.

 

Pues, para esos “muchos” que esperaban que el terremoto acabara con el presidente Peña Nieto y con su gobierno, se toparon con un mandatario que agarró el toro por los cuernos, que ha estado presente cerca de las víctimas, movlizando al gabinete entero para actuar en cada entidad afectada. Eso implica que ha estado haciendo uso de los tiempos de radio y televisión, primero, para tranquilzar al país y estar informando paso a paso, cómo se estaba atendiendo la crisis. Por ende, comenzó a ocupar mucho tiempo en los medios de comunicación, situación que molestó a quienes sólo piensan en 2018 y dejan de lado el dolor y sufrimiento de miles de mexicanos.

 

Cuando toda la sociedad se volcó a solicitar ayuda en especia, instalando centros de acopio en todo el país y muchas personas se ocuparon en ayudar a los afectados: mano cadena afuera de las ruinas de los edificios, apoyo para rescatistas, unos cocinaban, otros transportaban. Todos estaban siendo solidarios y se olvidaron de las diferencias que todos los días nos empecinamos en pronuciar. Salvo este grupo de mezquinos que se percataron que Peña Nieto estaba ocupando mucho tiempo en las pantallas y en la mente de los mexicanos y en vez de solidarizarse con sus vecinos, se instalaron en su computadora para comenzar una campaña de memes y bots para criticar toda acción a favor de los afectados por los sismos del presidente Peña Nieto y su gobierno, sólo porque le están quitando tiempo de exposición a su ídolo Andrés Manuel López Obrador.

 

Entonces comenzaron los ataques sistemáticos de MORENA y su gente, alegando que se buscaba politizar la ayuda y comenzó la cascada de falsas noticias, con el afán de imponer en la agenda un sesgo político a la solidaridad de todos los mexicanos, despreciándola, queriendo sacarla de la agenda nacional, sólo por buscar su beneficio político rumbo al 2018.

 

Sólo a un demente que ha perdido el piso por su eterna aspiración, se le ocurre despreciar a millones de mexicanos que dan su mano solidaria. Sólo a un mezquino se le ocurre poner su interés personal sobre el de un país que fue sacudido por la naturaleza, sólo a un tirano se le ocurre sacar raja política de una catástrofe, despreciando el dolor de un país entero.

 

Ese es Andrés Manuel López Obrador, más preocupado por destruir a Peña Nieto que por sumarse a la reconstrucción de las zonas afectadas. Su única preocupación es destruir a su enemigo y no le importó la circunstancia triste que vivimos tras los sismos. Él sólo está pensando en el 2018 y no importa a quien se lleve entre las patas de los caballos, aunque sean miles de mexicanos afectados y cientos de vidas, que por lo visto poco lo importan porque sólo le importa llegar a Palacio Nacional a costa de lo que sea.

 

ULTIMALETRA

Lo dijo Javier Darío Restrepo hace unos meses en su visita a Chihuahua: “No hay peor dictador que áquel que se pone máscara de demócrata”.

luisruben@plandevuelo.mx