Porfirio: ¿En verdad hay un límite de tolerancia materno-infantil?

0

En Plan de Vuelo

Por Fabiola Lara García

Durante la sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión de esta semana, se suscitó un acontecimiento que ha tenido muy poco eco en nuestra entidad y que es increíble que suceda en pleno siglo XXI. 

 

Martha Cecilia Márquez Alvarado es senadora del Partido Acción Nacional por el estado de Aguascalientes y tiene 34 años de edad. Hace un par de meses nació su hija y, tan pronto como pudo, se reincoporó a sus labores como senadora de la república. En una entrevista para el diario español El País, confesó que lleva a su hija al trabajo porque es mujer madre, además de que la bebé es muy pequeña y necesita alimentarse. “Siempre he llevado a mis hijos al trabajo”, dijo la panista. 

 

Ante la crisis que padecen algunos estados del país por el desabasto de hidrocarburos, la legisladora subió al a hacer uso de la tribuna con su bebé en brazos para dar un posicionamiento sobre el tema, a nombre de su bancada.

 

Márquez estaba haciendo su exposición en el Salón Legisladores del recinto legislativo de San Lázaro en la capital del país, cuando el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo le dijo: “Hay un límite de tolerancia materno-infantil. Ya lo ha agotado, compañera”, esto a manera de presión para que concluyera con su participación, la cual parecía no le estaba gustando nada. 

 

Con su bebé en brazos, Martha Cecilia le pidió respeto al experimentado político de izquierda y cabeza de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, ante su sorpresa por escuchar ese comentario, que calificó de retrógrada. 

 

El video donde se puede observar este lamentable escena de misoginia de Muñoz Ledo, se viralizó rápidamente en la capital del país, mientras que en Chihuahua y otros estados, esta situación no alcanzó para ser noticia ni de relleno. 

 

Eso no ha limitado el apoyo político y social hacia Martha Cecilia, según narró a El País: “Mis compañeras en el Congreso y la gente en redes sociales me comentan que desde luego es un mensaje poderoso el que da una mujer que puede trabajar, que puede legislar, que puede ser madre y puede ser profesional”, y tiene razón. El mensaje que manda es poderosísimo y rompe con estereotipos y paradigmas culturales rígidos y que no tendrían que ser disruptivos sino algo común. 

 

Antes era tabú que una mujer trabajara, mucho más que llevara a los hijos al trabajo y mucho menos por una senadora de la república, que en unos cuantos cuadros en video, ha comenzado un debate que hace contrastar la manera en que una mujer joven compagina su vida profesional con la de un político que se quedó atrapado en el jurásico. 

 

Las discuplas de Muñoz Ledo no llegan y muchos piensan que no llegarán jamás. Pero Martha Cecilia dice que seguirá insistiendo hasta obtener la disculpa pública del presidente de la cámara baja mexicana. Las disculpas no sólo son para ella, como afectada, son para todas las mujeres mexicanas madres de familia. 

 

Entre los personajes que salieron a defender a la senadora por Aguascalientes, destaca Josefina Vázquez Mota, quien en su cuenta de Twitter publicó: “Reprobamos cualquier declaración misógina que vaya en contra de los derechos de la primera infancia. El acceso a la lactancia materna es un derecho humano fundamental y una medida de seguridad alimentaria para un bebé”. 

Cecilia Soto, excandidata presidencial, hizo lo propio en la misma red social: “Hay que quitar las comillas: el comentario de Porfirio Muñoz Ledo realmente es ofensivo para la diputada Martha Cecilia Márquez y para todas las madres trabajadoras”.

Felipe Calderón, expresidente de México, también respaldó a Martha Cecilia: “Detalle muy humano de la Senadora Martha Cecilia Márquez, y deplorable, misógina actitud del Presidente de la Cámara Porfirio Muñoz que se burla de ella, con una a voz tan ininteligible que requiere subtítulos”. 

 

Sólo porque a Porfirio Muñoz Ledo no le guste que la senadora Márquez suba a tribuna con su hija en brazos, no signfica que tiene que renunciar a su papel de madre para complacer al empoderado político. 

 

En serio, diputado Porfirio, ¿en verdad hay un límite de tolerancia materno-infantil en el poder legislativo mexicano?

fabiola@plandevuelo.mx

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here