Rosario: ilegítima;  Monreal: vil ladrón

.:ULTIMALETRA ES IMAGEN:.

Por Luis Rubén Maldonado Alvídrez

 

Lo que son las cosas. Aquel renegado del pasado que renunció a su (entonces) partido porque consideraba viciado el proceso de selección de candidato a gobernador del estado de Zacatecas y que se llenaba la boca de arengas muy democráticas en contra del fraude electoral, hoy se ha convertido en todo lo que criticó: un ladrón de votos, como esos contra los que decía luchar. 

 

Ese hombre es Ricardo Monreal Ávila, lider de los senadores de Morena y el protagonista del más triste episodio de su vida pública del cual fuimos testigos todos, gracias a la omnipresencia de la información.

 

Como los mejores bandidos que Hollywood ha llevado al cine o de los que se quejaron por años los militantes de izquierda, Monreal fue el artífice del asalto a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, todo para cumplirle su caprichito al prejidente López Obrador. 

 

Recuerde que la 4T sí es una transformación trascendental del quehacer del gobierno federal: hoy cada servidor público debe trabajar para que el prejidente no se equivoque y materializar sus deseos en realidades. 

 

Eso es el verdadero significado de la 4T o transformación de cuarta.

 

Pues, esta semana, el capricho del prejidente era que “muy democráticamente” el senado de la república eligiera a su elegida para ser la titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Rosario Piedra Ibarra. 

 

El único argumento del prejidente es que es la única víctima de violaciones a los derechos humanos que vale la pena en México. Que los demás sólo eran parte de la “mafia” conservadora que (según sus dichos) han solapado múltiples violaciones a los derechos humanos desde hace tres décadas. 

 

En el senado Morena no tiene mayoría absoluta. Cuenta con sólo 60 senadores, mientras que el PAN tiene 24, el PRI 14, Movimiento Ciudadano 9, Partido del Trabajo 6, Partido Verde 7, PRD 3, PES 4, y uno sin partido.  Por lo que Morena necesita del diálogo y la política para construir mayorías. En lo que Monreal había hecho un papel decoroso en el primer año legislativo, hasta esta semana, cuando consumó el robo del siglo en el senado mexicano. 

 

Monreal se viene quejando de los fraudes electorales del PAN y del PRI desde 1998. Fue especialemente estridente en las elecciones presidenciales de 2006 y en las de 2012. En ambas Andrés Manuel López Obrador fue derrotado; en la primera muy apenas, en la segunda arrasado. 

 

Pero en el 2019 eso quedó atrás.  Monreal ha mostrado su verdadero rostro: el del ladrón que es y siempre ha sido. 

 

Como su incapacidad para convencer a los senadores ajenos a su partido era mucha prefirió robarse dos votos para elegir a Rosario Piedra Ibarra como presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. 

 

Los senadores del PAN, tras la elección, denunciaron el robo de los votos qye hacían toda la diferencia, dado que se necesitaba una mayoría calificada que se calcula con base a los senadores presentes y al robarse esos dos votos, ya le cuadraban los números para cumplirle el caprichito al prejidente. 

 

Hasta la fecha, Monreal no ha podido explicar dónde quedaron dos papeletas que cambiaban completamente el sentido de la votación. Días despúes dijo que repetiría la elección para que no quedaran dudas y no perdidera legitimidad la elección de Rosario Piedra. Parecía que la política se apoderaba del consumado ladrón, pero mañoso y falso como es, engañó a la oposición en una farsa muy chafa, en la que fingió que sus senadores se le habían rebelado. 

 

Como me he reído. 

 

Usted cree que en el régimen más totalitario e intolerante que ha tenido México en el siglo XXI ¿esto es posible?

 

El prejidente tiene control de todo lo que sea Morena. Así que la novela de Monreal, chafa en argumento y producción, no fue ni es creíble para nadie. 

 

No cumplió con repetir la votación e impuso a Rosario Piedra como presidenta de la CNDH en condiciones muy similares en las que Felipe Calderón ganó la elección de 2006 a Andrés Manuel López Obrador. 

 

Y no sólo eso: tomó protesta de una manera peor que como lo hizo Felipe Calderón en diciembre 2006. Entre protestas de fraude, gritos, insultos y hasta golpes al senador chihuahuense Gustavo Madero. 

 

Así, Monreal ha corroborado ser un consumado y vil ladrón, mientras que Rosario Piedra Ibarra queda como una presidenta ilegítima de la CNDH; tal y como ella y Monreal calificaron a Calderón en 2006. 

 

ULTIMALETRA

La familia ganadera chihuahuense está de luto. Don Lalo Prieto deja un gran legado en la ganadería local, así como familiar. Mi solidaridad con su familia y seres queridos. Descanse en paz. 

luisruben@plandevuelo.mx

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here