.:ULTIMALETRA ES IMAGEN:.

Por Luis Rubén Maldonado Alvídrez

 

 

El diminutivo de Lola, Lolita adquirió una connotación en ei imaginario colectivo mundial tras la aparición en 1955 de la novela del escritor ruso naturalizado estadounidense, Vladimir Nabokov que lleva como título, precisamante ese diminutivo, Lolita, cuya connotación se refiere a bellas adolescentes de conducta seductora, abandonando el absoluto de inocencia socialmente impuesto.

 

Antes de Lolita de Nabokov todas las adolescentes eran inocentes, después de Lolita se reveló un misterio que conmocionó a las buenas conciencias de la època: las adolescentes podían ser tan letales como una femme fatale, aunque fueran menores de edad.

 

Vladimir Nabokov abrió esa puerta con su multipremiada novela, que trata, precisamente de una chica pubescente de 12 años que entabla una relación con un escritor cuarentón. De ahí, que algunos investigadores hayan acuñado el término enfant fatale, es decir niña fatal, que mezcla los conceptos sexualizados de una femme fatale (mujer fatal), en una adolescente precoz.

 

Tan políticamente incorrecto como suena, esta novela es una de las obras maestras del siglo XX y puso a Nabokov como uno de los grandes escritores. No fue díficil que llegara al cine pronto: en 1962, de la mano de otro grande Stanley Kubrick, quien la popularizó en las pantallas y globalizó el mito de Lolita hasta nuestros días.

 

Hace unos días pude platicar en mi programa de radio “Plan de Vuelo”,  con una experta en el tema de Lolita: la escritora mexicana Ana Clavel, quien acaba de publicar su libro “Territorio Lolita”.

 

-¿Por qué apostarle a este libro tan políticamente incorrecto?

 

-Porque soy algo obsesiva con los temas que trato. Publiqué en 2013 mi novela “Las Ninfas a Veces Sonríen”, misma que comencé por 2010 y ahí, empecé a trabajar este tema de la ninfa, así como mi más reciente novela “El Amor es Hambre. Desde el prinicipio recabé información de las ninfas de manera general y me di cuenta que tenía la posibilidad de escribir un libro de ensayo que tratara de las nínfulas (como califica a Lolita) en la literatura y el arte. El ensayo es un género muy abierto que te permite ir explorando, es una creación libre en torno a un tipo de conocimiento y decidí avocarme a la ninfa de Nabokov, a la escritura de Lolita, ese mito al que Nabokov le da nombre.

 

Para Ana Clavel, los antecedentes inmediatos a Lolita son la célbre Alice Lidell, quien sirvió de inspiración para “Alicia en el País de las Maravillas” de Lewis Caroll, escritor que tenía fascinación por la inocencia infantil. Agrega a la famosa “Caperucita Roja” como otra hermana menor de Lolita.

 

Se dedicó a buscar a estas nínfulas en las artes, el cine, la literatura. En su “Territorio Lolita” incluso menciona el relato de Julio Cortázar titulado “Sylvia”, el cual explora esta mirada hacia estas ninfas, más allá de la del narrador enamorado de “Lolita”, el atormentado profesor Humbert Humbert, a la cual califica como “fascinante es una mirada unidireccional, en la que Humbert adjetiva a Lolita en un inicio como ‘pequeña diosa’ y termina en el opuesto.

 

-Para Humbert, Lolita es una proyección de su deseo, al que describe y alimenta con gran lucidez mas allá de la cuplabilidad con la que inicia narrando la historia que gira alrededor de Lolita. El escritor está enamorando del producto de su deseo, de lo que imagina.

 

En el cine aborda la mirada íntima de estas ninfas desde la ópera prima de Sofía Coppola, “Las Vírgenes Suicidas”, donde para Ana, se aleja a las nínfulas del estereotipo de la niña fatal y nos muestran que pueden ser diferentes, singulares y no caben en un solo estereotipo.

 

-Hay que abrir el espectro, cada una es singular de ahí la fascinación que despiertan. Ahí está otra mirada de una ninfa desde la infancia hasta la madurez, como es el caso de “Ninfomanía” del cineasta Lars Von Trier. Donde también vemos que la infancia no es un elemento de inocencia de absoluta, en la infancia puede haber deseo, abismos, temores, inquietud. Reconocer eso nos perturba, nos sacude, por eso no es políticamente incorrecto abordar estos temas pero eso no le quita lo interensante y apasionante. Debemos abrir el espectro, explorar sobre el tema del deseo, más allá de absolutos, el deseo perimirte conocerte y conocer a los otros en intereses propios desconocidos.

 

Esa es Ana Clavel, apasionada, polémica, culta y obsesiva. Producto de su obsesión hoy tenemos en librerías físicas y digitales su “Territorio Lolita”, el cual es simplemente fascinante y políticamente incorrecto.

 

ULTIMALETRA

Mi solidaridad con todos nuestros hermanos que hoy sufren las consecuencias del terremoto terrible del pasado 19 de septiembre. Reconozco la labor de las autoridades y sociedad civil en las labores de acopio y rescate. México demuestra la grandeza de su gente.

luisruben@plandevuelo.mx