Durante esta semana, Donald Trump ha llamado la atención de todo el mundo, gracias a una palabra en un tuit nocturno: “covfefe”.

De pronto, se convirtió en el gran misterio en EEUU en plena madrugada.

Muy entrada la noche del 30 de mayo,  Donald Trump escribió un enigmático mensaje en que leíamos “A pesar de la constante negativa ‘covfefe’ de prensa“.

Además de ser una frase sin terminar, la gran incógnita ha sido la inclusión de la palabra “covfefe”, que no existe. Al no borrarse el tweet durante dos horas, el enigma se ha convertido en burla. Y es que Internet no perdona. Usuarios trasnochadores o de otros países ya han llenado la red de memes y bromas. Os vamos a recopilar las más graciosas que hemos encontrado.

Covfefe, What else?

covfefe what else

El parecido de la palabra Covfefee con coffee (café en inglés) no ha pasado desaparecido para muchos usuarios. Este, @robegea, ha decidido llevarlo a su última consecuencia con un meme parodiando el famoso anuncio de Nespresso con George Clooney. Tal vez lo que habría necesitado Donald Trump habría sido tomarse un par de esos antes de escribir el post.

Covfefe Pen

pineapple pen

Todavía es muy pronto para que hagan una canción al respecto, pero sólo tenemos que darles un poco de tiempo. Por ahora, algún usuario ha dado una primera idea: el pineapple pen, con la palabra Covfefe. “Tengo un Cov, tengo un Fefe: Covfefe”. ¿Os estáis imaginando ya la melodía? A nosotros no se nos quita de la cabeza.


Covfefe el grande

En cuestión de minutos, covfefe se convirtió en cuentas de Twitter que pretendían representar personajes del mundo mágico. Pronto, Covfefe el grande, un supuesto dios nórdico, respondía diciendo que había sido convocado. A la vez, otra cuenta, la del Mago Covefefe, se enfrentaba al vikingo para decir que había sido su nombre el que había sido pronunciado. Así, se producía una pelea mágica al más puro estilo Señor de los Anillos.

covfefe el grande

Esto sucede cuando se gobierna y comunica con la víscera. O quizás una mala jugada del auto corrector (que a todos nos pasa), pero la gran lección es que, cuando se gobierna un país, no puedes descuidarte o te harán trizas tus oponentes.