Por Luis Arnoldo Loya Alvídrez

 

 

Formar, o hacer, época alguien o algo

 

  • locs. verbs. Dejar larga memoria

 

Dejar larga memoria… De esta manera nos define “hacer época” el diccionario de la Real Academia Española.

Definido lo anterior ¿Qué época de boxeo estamos viviendo? No resulta complicado encontrar una respuesta. Vivimos en la peor época del boxeo mundial hecho conjunto a la crisis que se suscita en el boxeo mexicano.

Saúl Canelo Álvarez resultó victorioso en su más reciente pelea ante Julio César Chávez Jr. Su victoria es ampliamente merecida. Canelo ha sido un pugilista disciplinado, comprometido, profesional y un boxeador acorde a las necesidades actuales del deporte de los puños.

Pero ¿A esto tiene que llegar el boxeo mexicano? ¿A dos figuras que en otra época competirían medianamente con los mejores libra por libra? ¿A brindar un pobre espectáculo ante los aficionados? Porque de verdad eso fue, un pobre espectáculo, mediocre en cada libra que tuvieron que dar en la báscula.

Canelo es un justo vencedor, ha demostrado su capacidad para sacar ventaja en esta época del boxeo, donde resulta complicado nombrar campeones dignos a las expectativas generadas en épocas pasadas. Donde las instituciones y las promociones han sido el verdadero espectáculo, no los peleadores en el cuadrilátero.

Sí creí en esta pelea, ingenuamente pensé que este duelo entre mexicanos sacaría lo mejor de ambos, acompañado de un destello de gloria boxística mexicana. Que lucharían con sed de victoria; por honor; y con afán de comenzar una época.

Canelo es un peleador que nos ha sembrado dudas en su carrera, algunas veces siendo acusado de pelear con oponentes con desventaja en el peso, más pequeños que él, o con referentes que acarician el retiro; sin embargo, se le exime de culpabilidad de esta paupérrima época del boxeo.

El campeón tiene los retadores que se merece.