Campañas artificiales

.:ULTIMALETRA ES IMAGEN:.

Por Luis Rubén Maldonado Alvídrez

 

Los políticos con partido y sin partido están cada vez peor. No importa si es el Bronco, Margarita o Ríos Píter de los supuestos “independientes” o los postulados por las grandes fuerzas nacionales: PRI, PAN, PRD o el naciente MORENA que no goberna ningún estado en el país.

 

Ante el descrédito de la actividad política en México y en todo el mundo, y la eventual realización de comicios, pues los políticos tienen que recurrir a ciertas tácticas para llamar la atención de su potencial electorado.

 

Así, en estas elecciones venideras veremos como desde los candidatos a alclades hasta los que aspiran a sentarse en la silla del águila, veremos como cobrará relevancia una técnica de marketing que consiste en ocultar al verdadero emisor de un mensaje publicitario o propagandístico y hacerlo pasar por una expresión popular y espontánea. A través de este controvertido método, se crea popularidad y masividad artificial, para que otras personas estén más proclives a aceptar la idea, marca o producto que se desea promover. Se le conoce como “Astroturfing” y proviene de una reconocida marca de pasto artificial, es decir, simula ser pasto verdadero, pero no es más que plástico pintado y transformado.

 

Aunque no es algo nuevo, sí lo es su nombre. Se ha utilizado desde hace mucho tiempo en el ámbito comercial y en el político, pero hoy cobra relevancia con su nuevo nombre y con la presencia preponderante de internet en nuestras vidas.

 

Vivimos en mundo de carne y hueso en el que cada vez nos idiotiza la viralidad y la artificialidad que cada vez es más fácil de simular en el mundo digital. Vivimos esa eterna dicotomía moderna: sin celulares somos unos, con ellos somos otros totalmente diferentes. Nos estimula ese mundo infinito de posibilidades digitales, no del todo reales.

 

Preferimos un click a un “hola” en persona; un mensaje de WhatsApp a una invitación formal. La vida digital asfixia cada vez más a nuestra vida real.

 

Esta artificialidad que se define como “Astroturfing”, incluye comprar seguidores para las redes sociales más famosas como Twitter, Facebook, YouTube, Instagram. Además de comprar “me gusta” en las mismas.

También se recurre a la publicación de comentarios en sitios web, blogs y foros, simulando recomendaciones de productos y servicios por parte de clientes satisfechos (esto último se ve mucho en las tiendas de apliaciones de Apple o Android).

 

Pero, el que nos interesa en esta ocación es la “artificialiad periodística” al que se sirve justamente de la credibilidad de los periodistas y medios de comunicación, que de manera deliberada (les pagan) o inconscientemente (cuando son engañados por noticias falsas), contribuyen a difundir y masificar un mensaje predefinido.

 

Si. Los periodistas pueden ser engañados por el mal de males que nos aqueja en la actualidad: fake news o noticias falsas. Esto debido a que la inmediatez reina sobre la calidad de la noticia, es decir, no hay tiempo para investigar a fondo si la noticia se puede corroborar o no. Lo que importa es publicar primero. Y esa falta verificación, ha hecho que muchos medios “grandes” como Reforma, publiquen en sus portadas noticias falsas, que se viralizan en portales y portadas por todo el país.

 

La artificialidad se basa en leyes psicológicas como la ley de la prueba social, por la cual se ha demostrado que los individuos tendemos a considerar válido un argumento cuando otros ya lo han aceptado. Un principio similar es el de la “espiral del silencio”, por el cual nos encontramos más predispuestos a expresar una idea cuando sabemos que esa idea es mayoritaria, y tendemos a mantenernos en silencio cuando sabemos o percibimos que la idea es minoritaria.

 

En el 2016 vimos como el caso del PRI, postuló como candidatos a diputados, síndicos y alcaldes a personajes inflados artificialmente en las redes sociales y medios de comunicación, quienes el día de la votación tuvieron un duro golpe de realidad que aún los trae confundidos.

 

 

ULTIMALETRA

Lunes y miércoles a las 9 de la noche puede escucharme en mi programa de radio “Plan de Vuelo” que se transmite por Antena 102.5FM donde abordamos la política desde el ángulo de la comunicación, además de buena música, cultura y cine.

luisruben@plandevuelo.mx