Por Luis Arnoldo Loya A.

 

La primavera de cerca. Las zonas con climas húmedos y con calor de verano, podrán apreciar el vuelo de los gansos en su retorno del sur.

Vuelan en grupos, formando una letra “V”.

Al volar con esta formación, reducen significativamente el esfuerzo de cortar el viento, a diferencia del vuelo practicado por el ganso individualista.

La estructura en “V” que integra a cada ave, es solidaria y eficaz.

La parvada unida, con una dirección de vuelo clara, les facilitará la distancia y la velocidad.

Un ganso que emprende el vuelo por sí solo, presentará un desgaste mayúsculo que le impedirá llegar a más de la mitad de su camino. La resistencia del aire debilitará la anatomía del ave.

Existen las virtudes del apoyo mutuo.

Ahora, si el ganso líder se fatiga, se traslada al final de la formación, mientras otro lo releva y asume la responsabilidad de mantener la velocidad y la dirección.

El graznido de los gansos que van en la parte trasera de la formación en “V” funciona para dar un mensaje de aliento y de resiliencia a los que van enfrente; para evitar que caigan en distracciones y mantengan la velocidad y el rumbo.

Impresionante ¿cierto?

No pretendo escribir un texto académico de ornitología.

Sin embargo, sí pretendo escribir un texto en defensa de la reputación de los gansos; aquellos de plumaje marrón grisáceo, pico largo de color naranja y patas rosáceas. Son abundantes, pero no son del agrado de la mayoría de las personas, ya que persiguen, pellizcan a la gente y hacen desastres en el pasto de los parques.

Existen también los gansos de plumaje rojo, con patas y picos comunes a los mencionados anteriormente. Esta especie también persigue, pellizca y hace desastres en plazas públicas (su hábitat preferido).

Pero estos de plumíferos de color rojo, también graznan.

Graznan a sus detractores.

Perdón, acaso escribí ¿detractores?

Una disculpa estimado lector, tuve una ligera confusión entre GANSOS.

Estemos pendientes de las estaciones, se acerca la época de gansos de plumaje rojo.

 

 

 

 

Deja un comentario