Discurso de Manlio Fabio Beltrones en su visita a Chihuahua

0

Chihuahua, Chihuahua 30 de abril de 2015

 

Palabras de Manlio Fabio Beltrones, en la reunión con mujeres empresarias y de la sociedad civil, en apoyo a los candidatos del PRI-PVEM-PT-PANAL a la gubernatura y presidencia municipal de Chihuahua, Enrique Serrano Escobar y Lucía Chavira Acosta

Chihuahua, Chih. Sábado, 30 de abril de 2016

Muy buenos días a todas y a todos ustedes.

Me platicaba Alfredo hace un momento que en la Universidad de Chihuahua el 65 por ciento de las inscripciones son de mujeres, 65 por ciento de estudiantes en la Universidad de Chihuahua, pero si hablamos del 65 por ciento de estudiantes, entonces nos damos cuenta –como en Chihuahua y el resto del país– que la mujer está adquiriendo una especial fortaleza, y hay razones para ello.

Y lo comentaba muy bien hace un momento Lucía y luego Enrique –y lo hicieron de diferente manera las dos amigas que previamente hicieron uso de la palabra– y es por un tema de valores. Hoy México –y Chihuahua no es distinto– necesita incrementar, sobre todo, la fortaleza de sus valores, y los valores se pueden consolidar alrededor de la familia, y eso es lo más importante.

Pero déjenme hacer un espacio en el camino, porque vamos a pedir la autorización de ustedes para algo: hace un momento –me ocupo en este instante solo de Enrique Serrano– él les hacía una exposición de lo que pueden ser los valores, el compromiso de su familia, de su esposa, de él mismo en apoyo a lo que Lucía –con enorme claridad– les decía cuál era su compromiso, y su compromiso es con todas y cada una de ustedes, con las familias de Chihuahua, con la fortaleza de las instituciones aquí en la ciudad capital.

Pero escuchaba peligrosamente a Enrique Serrano decir: expulsé a la delincuencia de Juárez, me hice cargo de ellos y todavía andan algunos malandrines sueltos, y a ellos también me voy a abocar. Ahora ustedes, porque solamente ustedes le pueden dar la oportunidad de ser gobernador del estado de Chihuahua y poner orden.

Pero me quedé muy preocupado, porque dijo que a los malandrines, a los delincuentes y a todos éstos que ha ido expulsando de Juárez, y lo va a hacer de Chihuahua, los puede aventar a Sonora. ¿Por qué no los avientas a otro lugar? A Sonora no los mandes, mi querido Enrique, mándalos a la cárcel, pero no nos mandes a los delincuentes allá.

Enrique ha sido un hombre que puede presentarse –como bien lo dice, como nos gusta a nosotros, a los del norte– mirándonos a los ojos y diciéndonos la verdad, diciendo lo que queremos hacer y lo que debemos hacer, sobre todo para poder cumplir con la palabra empeñada, porque de eso se trata.

Hoy se trata de una elección en donde hay compromisos, pero donde la palabra es importante para que se cumplan. Y si alguien tiene una visión de futuro para el estado, construida a través de su experiencia y su solidez, es Enrique Serrano.

Por eso es que hoy venimos aquí a apoyarlos, pero pedimos una consideración por parte de ustedes: a las once y media, aquí en un centro universitario estará Enrique Serrano defendiendo esta visión moderna del estado de Chihuahua y los compromisos con Chihuahua; lo hará frente a candidatos de otros partidos políticos y es el momento en el cual pedimos la autorización de ustedes para que Enrique pueda trasladarse a tener ese debate, en donde debe defender a Chihuahua, el futuro de Chihuahua y a las familias de Chihuahua. Te lo encargamos mucho Enrique y gracias por tu presencia.

 

Te encargamos mucho que en el debate defiendas a los chihuahuenses, y sobre toda a las familias de Chihuahua, sus valores y su dignidad. Adelante Enrique, próximo gobernador de Chihuahua.

Déjenme platicarles una anécdota: como presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI estuvimos viendo lo que era el desarrollo político, las campañas, las posibilidades de candidatos en las distintas entidades.

Tenemos 12 estados donde se va a elegir gobernador o gobernadora, así como en Sonora a mí me tocó impulsar a una candidata a gobernadora, y hoy es una gobernadora sumamente eficaz, que puso orden con honestidad por delante, acabando y haciendo a un lado la corrupción, y poniendo en la cárcel a varios malandrines, como aquí Enrique Serrano nos decía que lo va a hacer.

Pero cuando estábamos en la decisión para Chihuahua –y me refiero a las decisiones de presidentes municipales–, nuestra amiga –hoy candidata– y yo, recibimos en el Comité Ejecutivo Nacional a una mujer también luchadora, pero de Venezuela, a Lilian Tintori, ella es la esposa de un líder social de Venezuela, que está en la cárcel por decir su verdad, por decir lo que piensa de los malos gobiernos en su país, y por ello se le castiga enviándole a la cárcel.

Lilian llegó con la mamá de su esposo y ahí Lucía y yo la atendimos, le escuchamos y nos platicó lo que venía a exponernos, lo que se estaba viviendo en Venezuela, lo que ella pensaba como mujer y como luchadora social, lo que debería de mantenerse en México.

Creo que de ahí nació una muy buena relación amistosa entre Lucía y Lilian, porque juntas se identificaron con esa sensibilidad que solamente puede tener la mujer. Y eso es lo que nosotros pensamos que le es muy útil y le debe de servir a Chihuahua.

Por eso resolvimos en el Comité Ejecutivo Nacional hablar con los principales cuadros políticos y decirles: necesitamos una expresión ciudadana en Chihuahua que pueda hablar el mismo idioma con quienes sienten lo que debe de suceder en Chihuahua, y representarlos con honestidad y con calidad humana.

Y por eso hoy venimos aquí al inicio de campaña de Lucía, felicitándola y haciéndole saber a todos ustedes que ella decidió, resolvió, iniciar formalmente su campaña en una reunión con mujeres como ustedes, que miran de frente y que saben lo que quiere Chihuahua: una mujer honesta como Lucía.

Necesitamos apoyar a Lucía con todo, para darle a Chihuahua ese rostro de dignidad, de fuerza, de limpieza, que se necesita para poder atender todos y cada uno de los asuntos que aquí nos han relatado.

Escuché con enorme atención a Gabriela, a la arquitecta, cuando con una gran claridad dice lo que debe de suceder aquí en la capital, cómo debe verse la necesidad y la consolidación de los servicios públicos.

Si algo me llama la atención es combinar el discurso de Gabriela, de Abril, de Lucía, lo que platicaba con Alfredo, lo que he hecho con todos y cada uno de los candidatos a diputados locales, sobre un concepto que estoy convencido que es el que nos anima a todos nosotros a trabajar juntos, y ese concepto se llama seguridad.

Pero no es simplemente la seguridad cotidiana de orden policiaco, sino la seguridad en el empleo, la seguridad en todo lo que Ana me decía que quiere para Mariano, que está a punto de nacer.

Esto es, cómo se vive en una ciudad, que tenga calles seguras, que tenga escuelas seguras, que tenga seguridad en cada una de las casas habitación en donde ustedes viven cotidianamente o en sus centros de trabajo.

Calles seguras, escuelas seguras, empleo seguro, eso es lo que creo que ustedes están buscando para poder consolidar lo que es la seguridad de sus familias, porque una elección como la que vamos a vivir tiene un eje principal: se trata de ustedes, del destino de ustedes, del futuro de ustedes y de sus familias. De eso es de lo que en buena parte Lucía estaba platicando.

Esta elección es de ustedes, se trata de ustedes, se trata de que ustedes digan qué es lo que quieren, no que otros vengan a decir lo que piensan que ustedes quieren.

Por eso Enrique y Lucía hablaban de que a ellos les gusta mirarlos de frente y hacer compromisos con ustedes de frente, y cumplir los compromisos. Y esa es una palabra de mujer. La palabra de Lucía vale mucho más que la palabra de muchos.

No se trata de hacer política a la tradicional. Si ustedes se dan cuenta, aún cuando tiene una familia política, ella más bien se identifica con ustedes, con la sociedad en su conjunto, no con la política tradicional, y por eso su compromiso es nuestro compromiso, el de las familias de nosotros, el compromiso que debemos tener con un Chihuahua más seguro, un Chihuahua más honesto, un Chihuahua con mejores servicios, un Chihuahua con mucha idea, un Chihuahua lleno de norteñas.

Miren, no hace mucho tiempo, el hoy presidente Enrique Peña Nieto y yo resolvimos que lo que teníamos que hacer era, con audacia, abordar los grandes temas pendientes. Y eso es lo que llevamos a cabo junto con muy buenos amigos. Aquí está obviamente la inteligencia de Graciela Ortiz, como senadora de la República por Chihuahua, no podía ser menos inteligente, es muy inteligente y muy preparada, eso lo corrobora el mismo Patricio, que como senador de la República y ex gobernador vino a consolidar en buena parte lo que está sucediendo.

Como Patricio y como Cristina Díaz, que también es del norte de Nuevo León, inteligente dirigente del sector popular, hoy viene a corroborar aquí, con muchos de nosotros, con liderazgos sumamente válidos en Chihuahua, con candidatos sumamente presentables al respecto, de que teníamos que hacer reformas que consolidaran a México en dos sentidos y eso es lo que se tiene que hacer aquí en Chihuahua.

Por eso yo creo en Enrique y en su capacidad.

Uno, si queremos ser iguales o más iguales que nunca –que de eso se trata, porque hay un mundo lleno de desigualdad– tenemos que apostarle a la educación, y por eso se llevó a cabo una Reforma Educativa, sobre la que se resisten muchos hoy en día en otros espacios.

Pero, nosotros insistimos y mucho en que eso debe de prosperar. Es la Reforma Educativa del presidente Peña y de todos nosotros, de los que creemos, porque si tenemos una educación pareja para nuestros hijos, para nuestros nietos, para los nietos de Lucía –que me los presentaba ahorita con enorme orgullo– entonces vamos a tener una sociedad más igual.

Porque tú puedes ser, con tu juventud, más desigual que otros, porque tienes mejor capacidad de optar por una educación de calidad y porque tienes acceso a internet seguro; pero más desigual que algunos otros niños, jóvenes, que están en zonas en donde no hay internet, no se preparan de igual manera y entonces van creciendo tan desiguales que se nota la diferencia y avergüenza tanta desigualdad en el país.

Por eso tenemos que ir a abordar el tema de la educación, como también tenemos que abordar –y lo sabe nuestro dirigente de la CTM, lo saben nuestros dirigentes de muchas empresas– el tema de empleo digno y bien pagado, porque no se trata nada más de tener empleo, sino digno y bien pagado.

Y es que no hay un igualador social mejor que la educación y el empleo; no se iguala a la sociedad teniendo la misma cantidad de dinero en la cartera más abultada del hombre más rico del mundo. Se iguala con educación igual y con empleo igual.

Pero de eso nosotros queríamos platicarles, venimos aquí con alguien que tiene la sensibilidad para reconocer estos elementos de igualdad.

Venimos con Enrique Serrano y con Lucía, con su fórmula de trabajo, quien viene a ser un digno representante de la educación y la inteligencia, maestro universitario, que es el candidato a síndico, procuramos tener una fórmula de diputados jóvenes y que traen una oferta atractiva para ser fuerte a Chihuahua.

Pero de eso ustedes saben más que nosotros, y lo saben más que nosotros porque es lo que los hace venir a una reunión a apoyar a Lucía, para que sea presidenta municipal.

Y a escuchar cómo, con una enorme honestidad y decencia, Enrique Serrano les dice lo que quiere para ustedes en Chihuahua. Me impresionó mucho Enrique hace un momento, cuando les dice: esto es lo que hice, pero esto es lo que quiero hacer; esta es mi visión de futuro, pero es para ustedes, para las familias, para los valores que le interesan a mi familia, dice Enrique, como también lo dice Lucía.

Tenemos dos candidatos sumamente auténticos, apoyados por otros candidatos a diputados.

Pero yo les quiero decir que me da mucho gusto estar con ustedes, me siento como en casa, porque de Sonora a Chihuahua no queda más que una frontera en la sierra, que la podemos recorrer fácilmente para saludarnos todos los días.

Déjenme nada más comentarles, finalmente, para no aburrirlos demasiado: una campaña se trata de que ustedes vean a las candidatas, a los candidatos, a todos y cada uno de quienes tienen un compromiso y mirándolos de frente les exijan resultados. Por eso una mesa tan plural, tan inteligente y llena de mujeres –además de guapas, con gran atención– es importante.

Pero es más importante que ustedes salgan a repetir lo que Lucía significa, lo que Enrique Serrano quiere para Chihuahua, y por eso venimos con humildad a decirles a ustedes: queremos su confianza, la confianza de ustedes y de su familia, porque la elección se trata del futuro de su familia.

Termino comentándoles: estoy convencido de que Enrique Serrano tiene la experiencia y la solidez por encima de cualquier otro candidato.

Esta elección se trata de algo serio, de algo muy serio, y solamente la seriedad, la honradez, la disciplina, la experiencia de Enrique Serrano, puede ser para un estado tan grande como Chihuahua. Pero Lucía representa la limpieza, la dignidad y la visión de la sociedad en su conjunto.

Pido a ustedes el apoyo que merecen dos personajes –junto con su equipo de trabajo– que deberán cumplirle a Chihuahua, a Chihuahua como estado, y a Chihuahua capital.

Hagámoslo por nuestras familias, hagámoslo por la seguridad que tenemos de que con ellos contamos con personas honestas, limpias y cumplidoras, como lo hacen todos en Chihuahua.

Chihuahua tiene también palabra de mujer.

Muchas gracias a todas y todos ustedes.

Lucía, estoy seguro que serás una gran presidenta municipal, y el Comité Ejecutivo Nacional de este partido te saluda con enorme afecto y responsabilidad.

Gracias a todas.

Gracias por su cariño.

 

 

Deja un comentario