¿Oposición responsable?

.:ULTIMALETRA ES IMAGEN:.

Por Luis Rubén Maldonado Alvídrez

 

La política fue concebida como el espacio para construir y facilitar acuerdos entre las fuerzas políticas. De ahí nacieron agrupaciones de ciudadanos interesados en participar en la toma de decisiones y de darle viabilidad institucional a nuestro México.

 

Así nacieron el PRI, luego el PAN y otras fuerzas políticas hoy extintas, además de otras tantas que nacieron de divisiones de otros partidos, como el PRD. Morena no cuenta porque tiene como un solo personalísimo objetivo: alabar a su dirigente nacional y participar en la elección presidencial 2018.

 

Javier Corral cuando era articulista del gran diario de México, El Universal, semanalmente nos regalaba sus reflexiones. La mayoría del tiempo, aburridas, pero de vez en cuando encontraba uno líneas y conceptos que son unas joyas.

 

En uno de ellos fechado el 29 de octubre de 2013, reflexionó sobre el concepto de “oposición responsable”, haciendo duros cuestionamientos a su partido y a Gustavo Madero, por no ser una oposición peleonera, catalogándolos como débiles. Como siempre, quería pelea, conflicto.

 

En ese texto, afirmaba: “En la oferta de contrapeso, denuncia y crítica, el partido no ha actuado con la misma precisión y puntualidad, siendo ese, su principal deber.”

 

Y agregaba: “En un régimen democrático la oposición contribuye oponiéndose, siendo un dique al abuso o el exceso del poder. Pero la cercanía con el poder flexibilizó la tarea escrutadora…

 

Criticaba al PAN por usar la fuerza de la política en beneficio de los mexicanos, firmando el Pacto por México, argumentando que se había “mutado incluso en colaboracionismo” y acusando (como siempre) al Presidente de la República de ser responsable de hechos muy cuestionables.

 

Amargamente se quejaba que “Acción Nacional no ha levantado la voz, o lo ha hecho en tono comedido. Se enderezan críticas al gobierno y su partido, pero no se toca a Peña Nieto…

 

Hoy frente al descontento popular por los trágicos hechos que nos enlutan a los chihuahuenses, tenemos ese tufo violento de los años 2007-2010, cuando la estrategia de seguridad de Felipe Calderón, estaba sangrando a México.

 

El Partido Revolucionario Institucional ha emitido diversos posicionamientos en el Congreso del Estado, además de comunicados, entrevistas y fijado posturas criticando la falta de rumbo en la estrategia de seguridad; sin embargo, el gobierno del estado ha decidido ignorar a la segunda fuerza política en el estado en todos los temas, además de combatir ferozmente a los opositores internos.

 

Para legisladores y alcaldes panistas ha llegado el momento replantear su relación con el panista máximo del estado. Para el PRI, ha llegado el momento de ser más insistentes en los señalamientos y de incrementar su presencia como una oposición responsable.

 

El PRI está retomando el papel de opositor esencial que tanto añoraba Javier Corral en 2013, en la tinta de El Universal.

 

El incumplimiento de las propias promesas y la catástrofe del gabinete del nuevo amanecer, está enviando a Corral a la impopularidad y alejando a los panistas que le dieron su confianza. Hechos tan lamentables como el actuar de la secretaria de la función pública, Stefany Olmos,  dejan en claro que sólo se está sirviendo a propósitos encaminados incluso a la restauración del viejo régimen autoritario que tanto criticó su partido y el senador con licencia convertido en jefe máximo del panismo.

 

El gobierno es sordo.  No sólo no ha respondido a ninguna de las exigencias del PRI, sino que su actitud linda en la mofa y el atropello, al procesar toda clase de intromisiones en los poderes judicial y legislativo.

 

El caso más reciente de la obligada renuncia a Ignacio Rodríguez Bejarano y el intento de agandalle de la Auditoría Superior del Estado, por un pobre peón de felpa como el Oso Valenzuela, libró un capítulo más: desde palacio de gobierno se ordenó la remoción de Miguel Latorre como coordinador de la fracción mayoritaria en el Congreso del Estado.

 

¿Le es moralmente permitido al PAN seguir de la mano del gobierno, cuando éste ha echado mano hasta de la censura para acallar las voces críticas de la reforma, delcarándole la guerra a los medios y a todo crítico?

Es suicida y está siendo auto-destructivo para el PAN y el nuevo amanecer.

 

¿Puede el PAN seguir sentado sin decir nada mientras presencian el mayor atropello hecho a una fracción mayoritaria en el Congreso del Estado?

 

En algunos miembros del PAN existe el creciente sentimiento de ira y tristeza.

 

A casi siete de meses de volver al palacio de gobierno, los panistas se sienten avergonzados, y faltos de identificación con alguna de las corrientes en disputa interna, los chicos palacio y los demás panistas.

 

En ese texto de 2013, Corral criticaba a los panistas de ser, “ más bien como críticos de dientes para afuera”.  Hoy el PRI le señala las transas documentadas por su gobierno, la estafa del bono del secretario de salud, sí ese que se “dejó llevar”, el influyentismo, el nepotismo y demás escándalos por venir.

 

¿Puede hoy el PAN recibir del gobierno del estado tal zarandeada en el congreso del estado, y aparecer tan amigos como siempre?

 

Mientras, al gobernador le molesta que exista una oposición responsable con Chihuahua, haciendo lo que en 2013 él imploraba que hiciera el PAN a nivel nacional.

 

¿Le gusta criticar pero que no le critiquen?

 

ULTIMALETRA

Mis oraciones y solidaridad con la familia Aguilar Gil por el lamentable suceso que le arrebató la vida a la maestra Matilde Gil, madre de buenos amigos. Me uno a la exigencia de justicia. Descanse en paz.

luisruben@plandevuelo.mx

Deja un comentario